Por Enrique Rojas
ESPNDeportes.com

Manny-RamirezST. PETERSBURG, Florida — Los Cachorros de Chicago anunciaron el domingo que firmaron a veterano toletero dominicano Manny Ramírez como jugador y coach de ligas menores y que lo asignaron a su sucursal AAA en Iowa.

Theo Epstein, el presidente del equipo, dijo en un comunicado, que los Cachorros no ven a Ramírez como una opción para el equipo grande, ni ahora ni en el futuro, pero que su talento para enseñar ayudará a los prospectos de la organización.

«Estamos emocionados de darle la bienvenida a Manny a la organización de los Cachorros y de tenerlo trabajando con nuestros bateadores jóvenes», dijo Epstein, quien manejó a Ramírez durante sus años como gerente general y vicepresidente de los Medias Rojas de Boston.

«Mientras Manny no encaja ni encajará en el roster de Grandes Ligas de los Cachorros, pensamos que en esta parte de su vida se ajusta bien como mentor de los talentosos bateadores jóvenes que tenemos», dijo Epstein. Manny será coach de tiempo completo y jugador ocasional sin quitarle turnos al bate a nuestros prospectos», agregó.

«Si él muestra que aún tiene alguna magia en su bate, entonces encontrará el camino de regresar a Grandes Ligas y ayudar a otro equipo, pero eso no es por lo que estará aquí. Creemos que tenerlo trabajando con nuestros jugadores jóvenes hará una diferencia», dijo el ejecutivo.

Ramírez, de 41 años, batea .312 con 555 jonrones y 1,813 carreras impulsadas en 19 temporadas en Grandes Ligas, pero no ha jugado un partido a ese nivel desde abril del 2011, cuando fue suspendido por segunda vez por violar el programa antidopaje del béisbol.

Un 12 veces Todos Estrellas, Ramírez firmó contratos de ligas menores con Oakland y Texas, jugó en Taiwán y regresó a la liga invernal de República Dominicana, pero no consiguió su meta de volver a las Grandes Ligas.
«Creo que aún puedo jugar, no dejo de entrenar y prepararme. Los equipos dicen que no me necesitan ahora, pero podrían decir otra cosa en el futuro», dijo Ramírez a ESPNdeportes.com la semana pasada. El domingo, comenzó a sonar más preparado para un nuevo rol en el béisbol.

«Me encuentro en una etapa de mi vida y de mi carrera en la que realmente quiero devolver algo al juego que amo, el juego que tanto significa y que tanto ha hecho por mí y mi familia», dijo Ramírez en el comunicado de los Cachorros.
«Sé que estoy en el final de mis días como jugador, pero tengo muchos conocimientos que pasar a las próximas generaciones, sobre lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer», dijo Ramírez.

Chicago informó que Ramírez se reportará a las facilidades de entrenamientos del club en Mesa, Arizona, antes de reunirse con el equipo de Iowa. Ramírez no estuvo disponible inmediatamente para comentar si mantiene sus planes de estar en Boston el próximo miércoles, cuando los Medias Rojas planean celebrar el décimo aniversario del campeonato del 2004 que cortó una sequía de 86 años sin títulos para la popular franquicia de la Liga Americana.

En el evento se espera que participen casi todos los miembros del equipo, incluyendo Pedro Martínez, Jason Varitek, Tim Wakefield, Johnny Damon, Mike Timlin y Ramírez, quien fue el Jugador Más Valioso de ese clásico de otoño, tras batear .412 (17-7) con un jonrón y cuatro impulsadas.

Ramírez dijo la semana a ESPNdeportes.com que «sería un privilegio poder regresar a Boston», donde ayudó a ganar dos campeonatos antes de una partida turbulenta y traumática en el verano del 2008, cuando básicamente forzó a Epstein a cambiarlo a los Dodgers de Los Ángeles.

«Manny cometió muchos errores en el pasado, pero aprendió a enfrentarlos y ha tomado una dirección positiva en su vida en los últimos dos años», dijo Epstein. «Pensamos que merece otra oportunidad y que nuestros jugadores jóvenes se beneficiarán», agregó.