El veterano zurdo entiende que el trío de dominicanos forma parte esencial del futuro inmediato de los Yanquis de Nueva York

Sin duda alguna, CC Sabathia representa al único jugador de esa camada de los Yankees que alzó el título número 27 en 2009.

Ahora, el veterano zurdo se prepara para ayudar a los Yankees a competir junto a un nuevo grupo de jóvenes talentosos con que cuenta la famosa organización.

“Sé que quiero lanzar después del próximo año, pero no he pensado en dónde o qué, espero que sea aquí (Yankees)”, afirmó Sabathia durante el evento benéfico, Clásico de Celebridades David Ortiz.

Y después de regresar de duras batallas contra el alcoholismo y de enviar señales de que aún queda algo del serpentinero que acaparó miradas a principios de su carrera, Sabathia está emocionado por lo que vendrá en el 2017.

La juventud de los Yankees le llama poderosamente la atención y en ese valioso núcleo hay varios dominicanos.

Sabathia comienza por Gary Sánchez, quien a su entender representa la mayor joya de los Yankees en la actualidad. Con apenas 24 años de edad, Sánchez entra en el debate de si será la cara del club en los próximos años.

“Sánchez llegó al equipo y mostró lo que puede hacer, no solo bateando, sino detrás del plato, pienso que fue donde demostró su mejor progreso. Él puede ser un gran jugador por mucho tiempo en esta organización”, declaró Sabathia, quien ha logrado 223 victorias de por vida en la Gran Carpa.

Aunque no ganó el Novato del Año, Sánchez en tan solo 55 juegos conectó 20 cuadrangulares, impulsó 42 carreras y terminó con promedio de .299, números que causaron gran impacto.

“Ofensivamente, Gary fue grandioso, pero como manejaba a los lanzadores fue mejor. Vi en Gary a un veterano en el cuerpo de un joven”, indicó Sabathia, quien ha tenido una carrera de 16 años en las Grandes Ligas.

Con Brian McCann fuera de los Yankees, tras ser enviado a los Astros de Houston hace varios días en un cambio, Sabathia tendrá al quisqueyano Sánchez como su receptor titular.

Un equipo de los Yankees que ha atravesado por momentos difíciles en los últimos años también vislumbra como encarará el 2017, con unos brazos que deben seguir sumando y ahí es donde entran en escena dos criollos más, Dellin Betances y Luis Severino.

“Dellin ha sido de los mejores lanzadores de Grandes Ligas, y ni hablar del futuro que le aguarda a Severino”, dijo el oriundo de California, Estados Unidos.

El dominicano Severino surgió en un momento en que los Yankees necesitaban pitcheo.

Estuvo muy bien a principios de la campaña de 2015. Después de ir 5-3 con un buen promedio de carreras limpias (PCL) de 2.89, parecía como si el equipo neoyorquino había encontrado un lanzador estable.

En cambio, en 2016, Luis compiló foja de 0-8 con un promedio de carreras limpias de 8.50 como abridor, en comparación de un 3-0 con un PCL de 0.39 como relevista, rol en que terminó en la pasada campaña. “Tremendo muchacho. El brazo de él es para ser abridor, y yo sé que será un abridor estable para los Yankees”, expresó Sabathia.