ac_11-02-15-2Zach Borenstein disparó jonrón que quebró el empate y las Aguilas Cibaeñas lograron su tercera victoria corrida, cuando se impusieron 4-3 a los Toros, para igualar con los Gigantes en la quinta posición y acercarse a medio juego de la cuarta posición clasificatoria.

El relevista Juan Sandoval se anotó la victoria, la derrota fue para Román M0ndez cargó con la derrota y Tijei Peña se anotó el juego salvado.

El encuentro comenzó con un dominio total del abridor de los Toros Bryan Evans, quien en cinco episodios solamente permitió un hit y ponchó a nueve rivales.

Los visitantes apoyaron el pitcheo de Evans con una carrera en la primera entrada por triple de José Ramírez y rodado de Angelys Nina.

En el cuarto la tropa de Félix Fermín aumentó a 3-0 la pizarra por cuadrangular de Delmond Young, doble de Steven Moya y sencillo de Manuel Margot.

Las Aguilas dispararon siete hist en forma consecutiva en la sexta entrada, logrando tres carreras para igualar el encuentro.

Entonces, se presentó la oportunidad de oro para Zach Borenstein, quien descargó un aldabonazo sobre el jardín central para dar ventaja de 4-3 a los cibaeños.

Zoilo Almonte y el debutante Jonathan Villar ligaron dos hits por los aguiluchos, Zach Borenstein, un cuadrangular; Rafael Inoa, un doble; Alfredo Marte, Wilín Rosario, Brian Shoemaker y Danny Santana, un imparable.

Delmond Young sonó un jonrón y sencillo por los romaneneses, Steven Moya un doble; Angelys Nina, Cristian Adames, dos singles y Manuel Margot, un incogible.

Las Aguilas utilizaron en el box a Roberto Hernández, Wandy Peralta (6), Juan Sandoval (7) y Tijei Peña (9).
Los taurinos dependieron de Bryan Evans, Héctor Neris (6), Ramón Troncoso (6) y Román Méndez (8).

TORITO CONTRA TOROS

Las horas previas al partido fueron una combinación de béisbol y merengue con la presencia de Héctor Acosta (El Torito), quien estuvo arengando la tropa aguilucha.

No es que El Torito estaba en contra de los Toros, sino a favor de las Aguilas, por lo que se presentó al clubhouse para alentar los jugadores.

Después de la conversación El Torito, luciendo el uniforme número 22 que llenó de gloria Luis Polonia, se dispuso a calentar el brazo para hacer el primer envío del partido.

Con su compueblano de Bonao, Wiín Rosario detrás del plato, El Torito se negó a hacercarse al plato y realizó su pitcheo desde el montículo.

El Torito sorprendió a todos con una recta que cayó en el mismo centro, por lo que su pitcheo fue strike.

Entonces, El Torito pelotero apeló al artista para en forma magistral, con potente y afinada voz interpretar el Himno Nacional para dejar abiertas las hostilidades.