Como el benjamín entre los gerentes de la veloz y resultadista Liga Dominicana de Béisbol (Lidom), Ismael Cruz saca notas altas cuando el torneo se acerca a su ecuador, mientras que el más veterano de los seis que iniciaron el circuito, Pablo Peguero, ya fue cesado.

Desde la segunda fecha, los Gigantes (13-8) no han ocupado un lugar más bajo que el segundo, y jugar para .500 el resto del camino puede regresarlos a la postemporada.

Amparados en el mejor bateo bruto (.260), situacional (.288 con corredores en posición de anotar), extrabases (slugging de .360) y la mejor defensa de la liga (porcentaje de .982) y menor cantidad de errores (14 contra los 40 de las Águilas), el mayor inconveniente de los nordestanos ha estado fuera del terreno, con las posposiciones por lluvia.

“Los más afectados han sido los lanzadores, muchachos que tienen 10-12 días sin lanzar, no es lo mismo estar preparado un día, luego te sientas por tres”, dijo Cruz a DL. “La meta es tratar de mantener los juegos pegados, si llegamos pegados al séptimo u octavo inning tenemos un buen chance”.

Y las estadísticas apoyan esto último que dice. El relevo de los potros es el que más ventajas han mantenido (23 holds contra 13 del Escogido), aunque su relevo ha sido el que más oportunidades ha perdido, con siete blown saves, de acuerdo a beisboldata.com. Las 70 carreras que han tolerado sus lanzadores son la menor cantidad.

Cruz, de 47 años, aceptó reunirse en mayo con los propietarios del equipo, para decirles que no tenía tiempo para ocupar el puesto por sus compromisos en el exterior como jefe de reclutamiento internacional de los Dodgers. Pero Samir Risek, presidente del club, lo convenció.

El primer movimiento de autoridad fue traspasar al capitán Alexi Casilla a las Estrellas por Félix Pié en julio, luego en el sorteo de novatos hizo gala de su vasto conocimiento de los circuitos bajos, al tomar 25 prospectos, de los cuales ya han utilizado cuatro, incluyendo al derecho Anyelo Gómez, en la ronda 19 y puesto 109.

Los francomacorisanos fueron segundos en errores el curso pasado (75), de ahí que la tarea por corregir era clara.

Cruz rechaza los méritos, y atribuye el trabajo al equipo de operaciones de béisbol que amplió una vez llegó. Hijo de Pablo Neftalí Cruz, un escucha que descubrió a bigleaguers como Aramis Ramírez y José Guillén, 23 de los jugadores firmados por Ismael han llegado a las Grandes Ligas.

“Esto de ser gerente es un reto. Me lo habían dicho antes, pero nunca tuve el tiempo, la familia estaba primero, y ahora que mis hijos están ya grandes, y ahora que los Dodgers me dieron el permiso, me decidí”, explicó el exintermedista, que jugó dos años con los Filis en ligas menores (1989-90), tras ser tomado en la ronda 21 del sorteo de 1989 desde Eckerd College.

Una función que tiene que compartir con las visitas a los observaciones de prospectos en una etapa crítica para identificar los talentos que firmarán en julio próximo con una organización como los Dodgers, que no puede firmar por más de US$300 mil, a causa de haber excedido el límite en 2015.

“Cuento con un excelente grupo en operaciones, se fajaron mucho en el talento importado, pero gracias al trabajo realizado previamente, el equipo tiene muchos jugadores jóvenes buenos, y eso le hace el trabajo más fácil a uno”, explicó en referencia a sus asistentes Juan Mercado, Koby Pérez, Miguel Benítez y Jonathan Cruz.

Entregar la titularidad a promesas como Ramón Torres y Richard Ureña conllevaba una responsabilidad que de momento ha sido un acierto.

Acertar con los importados es lo que considera como mayor riesgo, ya que muchos de esos jugadores llevan meses sin jugar y trasladar sus números del verano al invierno es una aventura.

Pero la apuesta ha sido efectiva. Alec Asher ha lanzado 32.1 entradas con efectividad de 1.67, y Rhys Hoskins es líder en remolcada del equipo con 14.

Un ojo de águila con gran vuelo y producción

image_content_7498826_20161118204358Su carrera de jugador terminó con 22 años (1991), trabajó como scouts en Colombia para los Piratas y Rojos, en 1989 se convirtió en agente de jugadores, pero en 2001 se volvió a uniformar como dirigente de los Padres en la Dominican Summer League con marca de 39-29.

En 2002, los Expos de Montreal lo nombraron como director de reclutamiento y desarrollo internacional hasta 2006. Entre 2007 y 2011 fue jefe internacional de scouts de los Mets, posición similar que ocupó con los Azulejos de Toronto entre 2012-2015 antes de aceptar la posición actual con los Dodgers.

Entre los jugadores firmados por él (que prefiere decir por los equipos de scouts que tuvo) se encuentran Jeurys Familia, Wilmer Flores, Rafael Montero, Juan Lagares, Atahualpa Severino, Rubén Tejada, Jordany Valdespín y Vladimir Guerrero hijo.

Fuente: Diario Libre