Ni lanzarán una pelota ni agotarán un turno, pero si Juan Francisco se poncha o TJ Peña falla en rol de relevo será a Audo Vicente y Manny Acta a quienes primero los seguidores de Licey y Águilas responsabilizarán.

Cuando se ven de frente, amarillos y azules no necesitan ni una chispa para encender la pólvora, sin embargo los dirigentes que tendrá esta final agregan morbo y hemerotecas al clásico que más pasiones despierta en la pelota local.

Dos ex jugadores mediocres que no superaron el nivel doble A pero que fuera de las líneas de cal han hecho nombres, gane Acta o Vicente lograrán hitos.

Acta se convertiría en el primer estratega que logra el título al frente de los dos equipos más antagónicos e igualaría con Vicente como único en llevar a más de un club al cetro.

Si es Audo quien gana será el primero en hacerlo con tres franquicias tras el Escogido y Gigantes para coronar más una zafra inédita en la que se convirtió en el primero en dirigir a tres clubes.

“Aquí aparte de aprender algo tú no puedes proyectar nada, porque aquí las cosas cambian rápido”, dijo Acta.

En la fase regular los felinos dominaron 8-2 la serie, pero en el round robin se invirtieron los papeles (1-5).

El bate de Zoilo Almonte (.310/2 HR/12 CE) retornó en el round robin en una ofensiva que tiene aceitados a Jonathan Villar, Ronny Rodríguez y Juan Carlos Pérez, en el que no ha hecho falta Héctor Luna y con Johan Camargo de vuelta a la alineación.

Las Águilas perdieron a José Ureña, Francisley Bueno es una incógnita por lo que sus abridores se debilitan. Pero tienen un relevo sólido en el que figuran Richard Rodríguez, Edgar García, Al Alburquerque, Samuel Deduno y Josh Judy que dan tranquilidad para partidos con ventajas tempranas a un equipo que anotó el 55% de sus carreras en las primeras cinco entradas.

El Licey ha visto el despertar de Juan Francisco y Emilio Bonifacio en la etapa más crítica del curso, pero necesitan una reacción igual en Hanley Ramírez (.220/ 1 HR/ 2 CE) y Yamaico Navarro, que al igual que Diory y Marco Hernández regresan a una plantilla cuya ofensiva ha descansado en Mel Rojas, Jason Rogers y Sergio Alcántara.


Águilas Cibaeñas

Series Finales: 37

Campeonatos: 20

Trayectoria en temporada 2016-17

Luego de quedar fuera de la postemporada en el curso anterior (2015-2016) las cuyayas movieron la coctelera, sustituyeron la gerencia, nombraron a Manny Acta, quien se uniformó y bajó al terreno cuando el equipo llevaba 10-12, clasificó al round robin el último día de la serie regular (25-25) y ganaron la semifinal con su mejor marca (14-4). La inyección de Johan Camargo en el campo corto corrigió el gran orificio que eran los errores.

1.02 fue la efectividad del pitcheo amarillo contra el azul en la postemporada. En el estadio Quisqueya también fue baja (1.70). El relevo fue el punto más fuerte de los lanzadores con un PCL de 2.08 en toda la serie de playoffs.

.266 fue el promedio ofensivo contra los Tigres, el menor entre los tres rivales del todos contra todos. Pero con hombres en posición de anotar subió a .360 de acuerdo con winterballdata.com.

Tigres del Licey

Series Finales: 34

Campeonatos: 21

Trayectoria en temporada 2016-17

Los azules nombraron a Junior Noboa como gerente y a Pat Kelly de dirigente. No tuvieron problemas para clasificar como segundos (26-24), pero en los playoffs atravesaron una crisis que los llevó a cesantear a Kelly cuando cayó a 2-5, nombra r a Vicente para lograr el boleto en el último choque (9-9). Van a la final por segunda temporada en fila. Marco Hernández fue el bate clave en la regular y Anderson Hernández en el round robin.

4.06 fue la efecitividad de los lanzadores liceístas ante las Águilas en el round robin, el más alto entre los tres equipos. El octavo fue el capítulo más débil al permitir el 28% de las carreras en toda la fase.

.188 fue el bateo azul cuando se midió a las cuyayas con un bajo porcentaje de embasarse de .284, también el más bajo y un pobre slugging de .220. Tampoco hubo bateo situacional al promediar para .167 con hombres en posición de anotar.