De Vladimir Guerrero Ramos se puede decir que nació con un bate debajo del brazo, que béisbol es lo que más ha respirado en sus 17 años de vida, y que todo luce indicar que heredó el elevado cociente intelectual de su padre, que en enero próximo puede recibir la noticia de que ingresará a Cooperstown el verano de 2017.

El hijo mayor de Vlad apenas hizo su debut en los circuitos menores el verano pasado, y ya ha comenzado a ganarse los más altos elogios.

La revista Baseball America, considerada como la Biblia del béisbol menor, acaba de seleccionarlo como el principal prospecto de los Azulejos de Toronto, una lista en la que también aparece el francomacorisano Richard Ureña, en el quinto lugar.

De hecho, Guerrero es la portada de la edición impresa más reciente de esta publicación, de lectura obligatoria en la industria y de los seguidores de los futuros big leaguers.

La proyección que hace el informe es que tiene la proyección para llegar a las Grandes Ligas antes de cumplir los 20 años.

Vladi Junior, como se le conoce, o Negro, como le llaman sus más cercanos, apenas jugó 62 partidos en la liga de novatos Appalachian League en los que consumió 236 turnos, disparó 64 imparables (.271 de promedio), de los cuales ocho fueron jonrones, 12 dobles, tres triples, remolcó 46 carreras y tomó 33 bases. A pesar de sus 200 libras en 6’1 pies, se robó 15 bases en 20 intentos, tuvo un OPS de .808, OPB de .359 y slugging de .449.

Algunos escuchas comparan su perfil con el de Edwin Encarnación, pero con mayor velocidad para correr las bases.

“Guerrero cubre el plato bien y debería ser un bateador por encima del promedio con una línea potencial para disparar 30 o más jonrones”, escribió John Manuel.

El reporte también destaca la defensa de Guerrero en la antesala, su posición natural y una de las pocas debilidades que se proyectaban, pero que según ha crecido ha desarrollado gran habilidad con el guante y desplazándose tras los batazos.

El equipo llevó en marzo pasado al prospecto a los campos de entrenamientos del equipo grande en Dunedin, Florida, antes de debutar en las menores.

Además de su poder natural, que Baseball America le da una puntuación de 70 en la escala 80-20, el mayor activo ofensivo de Guerrero puede ser su enfoque en el plato. Con 33 transferencias y 35 ponches, su visión en el plato puede permitirle evitar uno de los mayores retrasos en los prospectos de poder en las bajas ligas menores y en las mayores.

Un talento especial

Nacido en 1999 en Montreal, cuando su padre era una estrella con los Expos, sobre Vladi hijo, los Blue Jays tienen sembradas altas expectativas. El bono de US$3.9 millones que recibió en julio de 2016 es el más alto que ha entregado el equipo a prospecto, tanto fuera como dentro de los Estados Unidos.

Una operación que sacó al equipo de poder firmar por más de US$300 mil entre 2016 y 2018 como penalidad de la Major League Baseball por superar los US$2.3 millones asignados para el fichaje internacional del año fiscal 2015-2016.

“Pasamos un tiempo debatiendo si estábamos dispuestos a conseguir un chico y sentarnos por X cantidad de años.

Esos chicos no aparecen muy a menudo, así que fue jugar todas tus canicas en un tipo, o ir a buscar un par de jugadores que fueran buenos, pero para nosotros, Vladi Jr., es un jugador clave.

Tiene el potencial para ser muy, muy especial”, dijo Ismael Cruz, director internacional de scouts para la franquicia canadiense a Sportsnet.ca.

Su tío y ex-ligamayorista Wilton Guerrero le dio forma previo a la firma en dos sesiones diarias, una de ellas comenzando a las 6:15 de la mañana.

“Decidimos ir por él porque básicamente, en el mercado internacional, no hemos visto un niño a su edad con tales habilidades para batear y poder… Lo seguimos por tres años”, explicó Cruz, actual gerente general de los Gigantes del Cibao.

Fuente: Diario Libre